El intercambio de dones en las Hijas de la Realiza de María (DQM)

viernes 3 junio 2022
El intercambio de dones en las Hijas de la Realiza de María (DQM)

Si no contara con los sólidos y firmes cimientos de Don Carlo della Torre, Padre y Fundador, las Hijas de la Realeza de María (DQM) serían una pequeña y débil semilla, destinada a extinguirse tarde o temprano. Fue él quien devolvió el Instituto al lugar que le corresponde: la Familia Salesiana, aunque por un largo camino y no sin dificultades y penurias.

Formando parte de la Familia Salesiana, el DQM ha crecido tanto en número como en espíritu y, sobre todo, en su particular forma de vivir la vida consagrada, que nunca ha sido más clara. 

La misión del Instituto es “Difundir el Reino de Dios con la oración y el trabajo bajo la guía de María, nuestra Madre”. Y su forma, la de un Instituto secular cuyos miembros viven su consagración como laicas, ya sea en pequeñas comunidades o en familia.    

Es así como mantiene su carisma y su espiritualidad distintivos, una herencia común de la Familia Salesiana que nos transmitió el Padre Carlo con su propia vida.  Esto hace que el estilo de vida carismático del Instituto sea más evidente tanto en la Iglesia local como en la universal. 

Somos conscientes de que el carisma del Instituto DQM es un don gratuito de Dios para el bien de la Iglesia y su misión, ya que tiene como objetivos la promoción de la humanidad mediante la educación y la formación de los jóvenes y los pobres, el anuncio de la Buena Nueva del amor y la misericordia de Dios, así como el apoyo vocacional a las hermanas miembros del Instituto, fomentando así un fuerte espíritu de familia lleno de fe y esperanza.

Mirando la historia del DQM, si no hubiera sido parte de la Familia Salesiana, habría sido bastante imposible estar profundamente arraigado en el espíritu salesiano. La fidelidad al carisma que el Padre Carlo nos había confiado podría haberse visto comprometida y, en consecuencia, nos habría llevado a un estado de infidelidad al carisma original que nos fue concedido.  

Con gratitud por la amorosa misericordia de Dios que nos alimenta para hacernos crecer y desarrollarnos concretamente, nos proponemos vivir este carisma para la salvación de las almas y el cumplimiento de la misión que se nos ha confiado a través del Instituto y en la Familia Salesiana.

 

Teresa Ratchanee, DQM 

Tailandia

Noticias de última hora

Categorías de noticias