Un encuentro para compartir en oración

jueves 16 junio 2022
Un encuentro para compartir en oración

Tras dos años de encuentros online, el domingo 15 de mayo, la Familia Salesiana del Lacio (Italia) se reunió en el sugestivo marco de las Catacumbas de San Calixto, en la Vía Apia Antica de Roma, para rezar, todos los Grupos juntos, el Vía Lucis. La celebración fue organizada por los Salesianos Cooperadores del Lacio y los Testigos de Cristo Resucitado de los Cenáculos de Roma y Genzano. Presidió el encuentro el vicario de la Inspectoría Central (ICC), Don Francesco Marcoccio. Participaron en él laicos y consagrados de diversos Grupos de la FS.

El Via Lucis surgió en el Movimiento Laical de los Testigos del Señor Resucitado, la vigésima rama del árbol fructífero de la Familia Salesiana que, con su carisma, se injerta en la espiritualidad de la Alegría Pascual de Don Bosco. Se trata de una oración nacida para difundir el espíritu de la Pascua como forma de vida. Cuenta con 14 estaciones: empieza con la estación de la tumba vacía en la mañana de Pascua y finaliza con descenso del Espíritu Santo en Pentecostés.

El Via Lucis atrajo inmediatamente la atención del Rector Mayor, don Egidio Viganò. Fue reconocido por la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Hoy se celebra en todo el mundo. En el Jubileo del año 2000, Juan Pablo II la incluyó como devoción popular junto con el Vía Crucis y el Rosario. En esa misma ocasión, los Testigos del Resucitado proporcionaron las baldosas de bronce a lo largo de la avenida de las Catacumbas de San Calixto.

Es un viaje fascinante que permite dejarse sorprender por el Resucitado. Es un itinerario de oración que se convierte en un camino de fe y de amistad para vivir en los Cenáculos y en el Movimiento TR, en la Familia Salesiana y en la Iglesia, allí donde el Señor nos llame.

Con la celebración del Via Lucis, la Familia Salesiana del Lacio vivió un emotivo encuentro de convivencia en la oración, de acuerdo con lo que señala su Carta de Identidad Carismática que, en su artículo 36, se refiere al espíritu salesiano de oración, especificando que "la oración difusa es propia de quienes viven el espíritu de Don Bosco y realizan su misión". Pero “sin descuidar esos momentos de oración explícita, alimentados por la escucha de la Palabra de Dios y respondiendo con amor, que transforman la vida en oración y la oración en vida".

El encuentro finalizó con el saludo del Padre Inspector de la ICP, Don Stefano Aspettati, quien expresó a los participantes el deseo de que cada uno llevara a su vida cotidiana lo que había meditado a través del Vía Lucis, una oración celebrada conjuntamente como Familia Salesiana,  pensando en los jóvenes, para implicarlos en experiencias de resurrección a partir de lo que somos en la vida como hijos del Resucitado, capaces de mostrar nuestro rostro como resucitados.

 

Alberto Pellè - TR Cenáculo de Roma

Noticias de última hora

Categorías de noticias